lunes, 30 de marzo de 2009

Productos marcados

Decía mi güela que era sabia por la misma cuestión que el diablo -porque era vieya- que en un momento de necesidad se puede sacar para comer hasta debajo de las piedras y de cualquier cosa que tengas por casa se hace un apaño en un momento. Una vez sacó un litro de leche de media lata de leche condensada, sopas las hacía con pan duro y ajo, pero su especialidad era "tarta de mentira" que en absoluto hacía honor a su nombre porque era una de las cosas más deliciosas que recuerdo haber comido: cogía galletas de las más malas del mundo -de esas tostadas rectangulares- y extendía una capa en una fuente. Sobre ellas ponía una capa fina de chocolate derretido en leche y volvía a colocar una capa de galletas. Luego hacía flanín de eso de mentira del "Niño" y lo extendía sobre las galletas para volver a echar una capa de chocolate y cubrirla con una última capa de galletas. Cuando enfriaba, aquella tarta de mentira estaba de muerte, pero al día siguiente aquello era gloria y no precisamente de mentira.

Llevo unos días -más o menos desde que la crisis fue reconocida por la nubecilla gobernante de este país- viendo como los anuncios de la tele terminan sus x segundos de gloria con un "el producto tal es único y por eso la marca cual no lo fabrica para otras marcas".

¿Qué se pretende con esto? ¿Decir que las marcas conocidas son las mejores o que lo que no es marca habitual es una mierda? Esta claro que es una estrategia para desprestigiar a las famosas marcas blancas a las que todo el mundo se lanzó de cabeza cuando el sueldo no dio para más y que automáticamente subieron su precio...

Llevo años acostumbrada a comprar el producto de 25 céntimos antes del de 1'25 euros y aun no he muerto de nada raro. Un pescado de dos euros bien cocinado pasa por donde uno de 20 que perfectamente un mal paso por la cocina puede convertir en una basura.

Conozco a gente a quienes los productos "baratos" les sacan sarpullidos y reconozco que hay ocasiones en que algunos de esos productos de marca desconocida son malos. La solución es no volver a comprarlos. Hay otros.

Pero me ofende profundamente eso de "y no lo fabrica para otras marcas". Pues si la pasta no me llega para comer todo el mes, ya te puedes comer la puñetera marca tú solo, que aquí se ha de comer todos los días y me tira de un webo tu exclusividad.

En fin, que más vale Tarta de Mentira en casa que ganas de Hagen Dazs en el congelador del supermercado.

Etiquetas: ,

5 Comments:

Blogger Alex said...

Mmmm, opino lo mismo que tú... vivo arreglo a mis posibilidades y disfruto todo lo que puedo de cada cosa!!
Vaya "perra" con las marcas... ahora, Carrefour ha hecho el anuncio contrario, lo has visto?
Por cierto, acabo de merendar un trozo de tarta de mentira que hizo ayer mi primo y para mí es exquisita ;P

30 de marzo de 2009, 18:30  
Blogger Hiroshige said...

Que envidia! Desde que murió mi güela la debo de haber comido dos veces contadas. No es lo mismo si la hago yo :-(

30 de marzo de 2009, 19:13  
Blogger CHECHE said...

Qué verdad Hiro, vaya pesadilla con las marcas, yo compro y presumo de saber comprar, y desde luego que en mi casa se come muy bien,miro comparo, y si me gusta repito, soy compradora de las marcas carrefour, y os diría quién le hace sus productos todos de primera calidad(no barro para casa, jejej) es que son muchos años los que conozco los productos y los compro habitualmente, buenos de verdad y mucho más económicos, cosa importante en la época que estamos sufriendo.
La tarta de mentira, esa nos la hacía mi mamá, con el flanin que dices jejejej y bueno que cosa más rica, ya no la hace como ya sus "ñiñas" volaron pues aunque mis padres son golosos y todo lo dulce les gusta, pero como son mayores hay cosas dulces que no deben tomar, besos.
Por cierto, tomé nota de las galletitas, las compré en Natur, son ricas y me van muy bien,mil gracias por decirmelo.

30 de marzo de 2009, 22:58  
Blogger Boo said...

La tarta de mentira es lo mas rico del mundo mundial, sobre todo como bien dices, al día siguiente ¡Ñam!


PS: ¡Viva Hacendado! ;P

31 de marzo de 2009, 14:13  
Blogger Guti said...

En mi casa la comida se compra atendiendo a dos cosas: la calidad y el precio. Se compran cosas que estén buenas, al precio más bajo posible. Afortunadamente, siempre hay opciones baratas para comprar cosas de calidad excelente. Si hay leche (que sabe bien) a 50 céntimos, a la de un euro ya pueden ponerle etiquetas de colorines, ya, que las vacas son todas en blanco y negro.

Así que esos anuncios sobre marcas me parecen un intento patético de intentar convencernos de que comulguemos con ruedas de molino. Van daos.

13 de abril de 2009, 9:34  

Publicar un comentario

<< Home